subscrever o vídeo do dia aeiou:
subscrição efectuada.
  • Comando armado ejecuta a cinco jóvenes en Monterrey

    teste
    FAVORITO
    3.00/5
    Partilha no teu site ou blog:

    Cinco jóvenes fueron masacrados a balazos por un grupo de desconocidos cuando las víctimas se encontraban platicando en una calle privada, resultando una mujer lesionada ajena a los hechos, al norte de Monterrey.

    El caso fue reportado a eso de las 15:00 horas en las calles de Bernabé González y Privada Benítez, en la colonia Topo Chico.

    Dos de los occisos fueron identificados por sus familiares como los primos Jonathan Eduardo Rangel Santillán, de 17 años de edad y Juan Pedro Santillán Martínez, de18, de apodo “El Pocho”.

    De los otros tres jovencitos sólo se dice se llamaban Vicente, Erick y uno alias “La Uva”, menores de entre 13 a 15 años de edad.

    Paramédicos de la Cruz Verde Monterrey atendieron a una mujer de nombre Ángeles, quien recibió un disparo en el hombro izquierdo y fue llevada al Hospital Universitario en calidad de estable.

    Vecinos del lugar reportaron que los jóvenes se encontraban reunidos platicando en el lugar, aunque, aseguraron, la mayoría vivía en la parte alta de la colonia, en las faldas del cerro del Topo Chico.

    De pronto llegaron varios individuos, quienes habrían dejado un vehículo estacionado sobre la avenida Almazán.

    Rápido y sin dar tiempo de nada, comenzaron a rafaguear a los ahí presentes, alcanzando a correr uno de ellos, pero cayó muerto en la entrada de la casa marcada con el número 2352 de la calle Privada Benítez.

    Los familiares de los muchachos cayeron en una crisis de histeria al ver a los jóvenes tirados en el suelo sin que les respondieran a su llamado, solicitando la presencia de los cuerpos policiacos y de auxilio.

    En pocos minutos arribaron los paramédicos, quienes, tras checar los signos vitales de las víctimas, determinaron que los cinco habían fallecido.

    Mientras que la mujer de nombre Ángeles fue atendida y trasladada al mencionado nosocomio.

    “¿Porqué mi bebé, porqué a él?, ¿dónde está la pin… vigilancia cab…”, gritaban las personas al aire y a los elementos de la Policía Federal Preventiva que, en primera instancia, llegaron al lugar.

    Sobre los cadáveres de los cinco, su madre o hermanas lloraban desconsoladas, no creyendo lo que estaban viviendo en ese momento.

    Llegó al poco rato un joven y su semblante era de incertidumbre.

    “¿Qué onda, qué pasó aquí?”, sin que todavía se asomara a la calle Privada Benítez.
    Pero su cara se puso blanca del horror al voltear hacia su lado izquierdo y ver a los jóvenes tirados en el suelo y la gente llorando encima de ellos.

    “No ma…, no, ¡despierta güey, despierta!”, le decía a uno de los hoy occisos.

    Fueron llegando luego el personal de la Fuerza Civil de Nuevo León y después de la Agencia Estatal de Investigaciones.

    Como mudos testigos quedaron las imágenes de San Judas Tadeo y la Virgen de Guadalupe pintados en una pared a escasos dos metros de los cadáveres de cuatro de los jóvenes, porque el quinto, cabe recordar, quedó en una de las casas.

    La presencia del Ejército Mexicano calmó un poco los ánimos, mientras la gente comenzaba a arrenmolinarse sobre la avenida Almazán, misma que fue completamente cerrada a la circulación vial, preguntando qué había pasado.

    El helicóptero de Seguridad Pública del Estado sobrevoló la zona y aunque trascendió que se había detenido a los agresores, esto no fue confirmado.

    Dos balazos en las faldas del cerro movilizaron a las autoridades, sin que hubiera alguna novedad al respecto.

    Casquillos de armas de grueso calibre y balas fueron localizadas por personal de Servicios Periciales, los cuales fueron recogidos.

    La sangre de las víctimas se entremezcló en una sola, el llanto y el dolor también, las preguntad del porqué a ellos no cesaban y, mientras tanto, cinco hogares más que se llenan de luto.

  • portal aeiou.pt

    Chat Bla Bla

    mail grátis aeiou    zap aeiou

  • Área Pessoal